Blog

“Movilmientos” , un post curioso

Hace un tiempo publiqué este post en publicidadysalud.com, la verdad es que estoy contento de él y de lo que que genero en la red. Como hoy he vuelto a recuperar el Blog, he pensado en dejarlo en la BBDD en honor a lo que supuso en su día! Espero que os guste!

smartphone

Nueve de la mañana. Suena la alarma de mi teléfono móvil. Con la habitación del hotel a oscuras y medio dormido a duras penas llego a ver la barra táctil que detiene la alarma. Un traidor círculo rojo con un numerito blanco que indica 5 emails pendientes capta la poca atención que pueda tener recién levantado. Si viviera en EE. UU. formaría parte de la estadística que indica que 1 de cada 5 lee el correo antes de lavarse los dientes, desconozco la española pero seguro que no difiere mucho. Repaso el Twitter, veo que el tema de hoy es Google+, la nueva red social de Google, me invade el miedo a la vorágine tecnológica.

Abro la aplicación 5 minutos perdiendo grasa para empezar el día con algo de ejercicio, pero mientras abro, leo el ejercicio y veo el vídeo explicativo han pasado 30 minutos, llego tarde al congreso. Ducha, me peso en la báscula del hotel y lo anoto en WeightBot, una simpática aplicación que muestra mi IMC mientras su gráfica de tendencia me indica que para la boda de mi amigo en agosto podré ponerme el traje. Me siento bien. Con algo de dolor de cabeza, pero me siento bien.

Salgo del hotel, no si antes hacer una foto con Instagram a un jarrón de girasoles a lo Van Gogh de la entrada que intuyo que con el filtro Lomo-fi va a ser la foto del día entre mis contactos. Acierto, 2 minutos después de publicarla llega el primer “me gusta”.  Ya que estoy, repaso las vidas en foto de mis contactos.

Con tanto “Movilmiento” de publicación y revisión me he puesto a andar y no sé en qué calle estoy, mi alarma de calendario indica que en 15 minutos empieza la primera ponencia… necesito un taxi. Tiro de la aplicación AroundMe para ver si existe información de una parada de taxi cercana y de paso consulto las farmacias que tengo cerca, el dolor de cabeza va en aumento. ¡Eureka! Las dos están a una calle.

En el taxi escucho una canción que me suena, ¿cómo se llamaba? No me acuerdo, suerte de la aplicación de reconocimiento musical Shazaam que me indica el nombre “Don’t Stop Me Now – Queen”, muy apropiada para el día que llevo.

Llego al congreso. ¡Es enorme! La tentación es inevitable, tengo que hacerme Mayor de un edificio tan impresionante, así que abro la red social de exploración FourSquare y hago el check-in de rigor, mientras la aplicación me indica que 5 de mis contactos están en el edificio, incluido un ponente. Investigo un poco más de de él en Linkedin consultando sus experiencias profesionales. La cosa promete…

médico 2.0

Oh, no… un mensaje de terror en Facebook invade mi pantalla del iPhone… es mi novia con un mensaje directo de cinco palabras… “¿No te has olvidado, verdad?” Es su aniversario. En poco menos de 5 segundos pasan dos ideas: por mi cabeza, enviarle un mensaje instantáneo con WhatsApp, la aplicación de moda, o abrir la aplicación Test del Corazón por si estoy al borde de un infarto de miocardio debido al susto.

De repente, caigo en lo más básico. Mi iPhone también es un teléfono. La llamo. Final feliz.